Pollo a la cazadora - Cocinando al Fuego
2461
post-template-default,single,single-post,postid-2461,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive
Pollo a la cazadora cocinandoalfuego.com

18 Oct Pollo a la cazadora

Pollo a la cazadora

 

 

Pollo a la cazadora cocinandoalfuego.com

Los platos “a la cazadora” consisten en carnes cocidas lentamente en una salsa basada en tomates, probablemente el más popular es el pollo a la cazadora.

Se preparaba a menudo en casa de mis padres pero sólo mucho después conocí su nombre y origen- principalmente de la Toscana, en el noroeste del centro de Italia.

La suculenta salsa lleva menudos e hígados de pollo que le dan un acentuado sabor. Un chorrito de vinagre de vino le da un toque ácido.

En casa se servía con puré pero sorprende más a los invitados si se sirve con polenta grillada o salteada y así la preparo yo, omitiendo los menudos pero conservando los hígados, tengo siempre hígados extra reservados de otras preparaciones

Ingredientes

 

 

1 pollo de 1,5 Kg o más

6 hígados de pollo

150 g de hongos silvestres o 250 g de champignones de cultivo

100 ml (media taza) de aceite virgen de oliva

90g. aproximadamente de harina común

2 dientes de ajo en láminas

1 cebolla picada

1 zanahoria grande picada

1 rama grande de apio con sus hojas, picada

1 cucharada de perejil fresco picado

3 cucharaditas de romero fresco o 1/2 cucharada de romero seco

2 cucharadas de vinagre de vino

500 g de tomates frescos pelados  y sin semillas o enlatados, picados, más 1/2 taza de su jugo o agua

sal

pimienta negra recién molida.

La polenta prepararla como en la receta de polenta con setas y tomates

Pollo a la cazadora misse en place

Preparación

Limpiar el pollo y los hígados, quitando grasa y membranas; lavar bajo el chorro de agua fría y secar con un paño

Picar los hígados y cortar el pollo en presas

Lavar bien las setas ¿ que absorben agua?, es un mito, comprobado en mi cocina-laboratorio. Si son grandes, trocearlas.

Calentar 60 ml. del aceite en una sartén bien grande.

Colocar la harina en un plato y cuando el aceite está caliente rebozar las presas y colocarlas inmediatamente a freír. Si es necesario, hacerlo por tandas para que no se amontonen.

A medida que se van dorando por todas sus caras, lo que demorará unos quince minutos, retirarlas a una fuente de servicio y reservar.

Lavar la sartén, secarla y poner a calentar el aceite restante.

Colocar el ajo y cuando comienza a tomar color, agregar la cebolla, zanahoria, apio y el perejil dejando a fuego medio/ alto por unos cinco minutos revolviendo de vez en cuando con la cuchara de palo.

Agregar el romero y los hígados y dorarlos por un par de minutos.

Agregar las setas o champignones, cocinar unos cuatro minutos.

Agregar el vinagre, los tomates y el jugo de éstos. Salar a gusto.

Incorporar las presas de pollo y cubrirlas con la salsa.

Cocinar tapado parcialmente por unos veinticinco minutos o hasta que el pollo esté tierno.

Al servir, espolvorear con unas vueltas de pimienta del molinillo,

Para cuatro.

 

 

 

 

 

 

 

Save

Save

3 Comments
  • Cristina
    Posted at 22:29h, 05 Noviembre Responder

    Muy buena la receta !!!!!

    • stearmann34ks@gmail.com
      Posted at 09:42h, 06 Noviembre Responder

      Gracias Cristina. Un poco laborioso porque hay que cortar bastante vegetal pero el resultado lo vale. Es un platazo para sorprender a los huéspedes sin entrar en preparaciones complicadas ni decoraciones tipo “Ikebana”. Servido así con polenta es más impactante para los invitados ya que raramente la polenta se sirve así salvo en Italia. La polenta se puede preparar el día anterior, guardarla al frío y cortarla en círculos justo antes de recalentar en la sartén.

  • Amalita
    Posted at 07:21h, 18 Octubre Responder

    Gracias Ricardo!
    El frío llegó por aquí también y esta variante de guisado promete.

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: