Potas guisadas con patatas - Cocinando al Fuego
16823
post-template-default,single,single-post,postid-16823,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

02 Ene Potas guisadas con patatas


Potas guisadas con patatas

potas-guisadas-con-patatas-cocinandoalfuego.com

Las potas guisadas con patatas es un plato de cuchara bien sabroso , fácil de preparar  y que además es bien económico. Ideal para el invierno.

La pota es un calamar gigante conocido también como “luras” en Galicia o “jíbia” en Sudamérica llegando a pesar hasta 2 Kg. y con un peso muy importante en la gastronomía española.

A la vista del inexperto el calamar, pota, sepia, chipirón, choco, jibia son todas iguales pero culinariamente y en el precio son muy diferentes siendo la pota el más económico.

Todos son moluscos marinos con cabeza provista de tentáculos y que presentan una bolsa de tinta de uso culinario como para el “arroz negro” o los “spaghetti al nero di sepia” Los más jóvenes, reciben el nombre de chipirón. En su interior presentan una “pluma” cartilaginosa, que proporciona al animal consistencia y que interviene en su movimiento.
Su longitud media es de 15 a 25 centímetros, si bien puede medir hasta 30-40 centímetros. Esta especie se localiza por lo general en aguas poco profundas, aunque también los hay que habitan a profundidases de hasta 800 metros.
El calamar común se encuentra en el Atlántico, desde las costas noruegas hasta las islas Canarias, y en la costa occidental del Mediterráneo.
La captura se lleva a cabo durante todo el año. Además del calamar, se pueden adquirir en los mercados otras especies como el calamar patagónico (Loligo patagonica), procedente de Sudamérica y de menor tamaño; el calamar gigante o veteado (Loligo forbesi), de mayor tamaño que el común, con un peso de hasta 2 kilos, abundante en el mar del Norte y en el golfo de Vizcaya; el calamar americano (Loligo pealei), la especie más común de América del Norte; y el rabón (Loligo marmórea o Allotheuthis subulata), conocido como pito, camarín o camarín picudo, localizado en el Atlántico.
Para esta preparación utilicé anillas de pota congeladas capturadas en el mar argentino.

Ingredientes

  • 1 kg de pota
  • 1/2 kg de patatas
  • 1 cebolla
  • 1 tomate maduro pelado y troceado
  • 2 dientes de ajo, picados o enteros si se van a retirar luego
  • 1/2 pimiento rojo pelado y troceado
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 vaso de vino blanco seco
  • 1 vaso de agua
  • sal
  • perejil picado en lo posible fresco
  • 1 hoja de laurel
  • 1 guindilla o algunas escamas de pimiento seco triturado
  • aceite de oliva virgen

 

Procedimiento

 

Descongelar las anillas de pota limpiarlas y escurrir. Reservar.

Verter un poco de aceite en una cacerola y a fuego medio agregar el ajo; antes de que se dore agregar la cebolla, el pimiento y continuar hasta que la cebolla esté transparente.

Agregar el tomate y a los 10 minutos retirar del fuego y pasar por la licuadora.

Devolver a la cacerola, agregar el laurel y muy poca sal- esto es importante ya que al reducirse el líquido podemos encontrarnos con una preparación demasiado salada. Es mejor comprobar la sazón al final de la cocción.

Agregar el vino, el agua, las anillas de pota, pimentón y el perejil.

Cocinar a fuego muy bajo (“mijoter”) por 45 minutos, agregar las patatas peladas y troceadas y cocinar por 20 minutos más.

Comprobar el punto de sal y servir en platos bien calientes con abundante pan rústico para mojar.

Para 4

 

*Una variante es hacer el sofrito sólo con el ajo, la cebolla y la guindilla, sin licuar, agregando el pimiento y el tomate 10 minutos antes de terminar la cocción. La presentación del plato es más bonita.

 

Save

Save

Save

Save

Save

2 Comments
  • Roxana
    Posted at 10:53h, 24 Enero Responder

    Platazo para estos frios que nos estan cayendo

    • stearmann34ks@gmail.com
      Posted at 20:40h, 24 Enero Responder

      Cierto. Además es sabrosísimo, me gustan las potas más que los calamares, tienen un sabor más acentuado aunque requieren una cocción más larga.
      Gracias por pasarte por aquí nuevamente.

Post A Comment

A %d blogueros les gusta esto: